Melancolía

23 Dic

Sigo pensando que tienes unos ojos preciosos, aunque solo me hayan mirado una vez (tal vez dos), y luego pasaran otras veces delante de mí pero sin verme; incluso aunque yo no vuelva a verlos jamás.

 

Sigo pensando que tienes los labios más bellos del mundo, aunque la última vez me hayan besado por compromiso; son bellos aún cuando yo ya no vuelva a besarlos jamás.

 

Sigo pensando que tienes una voz muy agradable, aunque solo una vez escuchara “te amo” en tu voz, incluso cuando las últimas cosas que te escuché decir fueran oscuras, tristes, llenas de odio, de amargura y de desprecio.

 

Lo mismo pasa con tus manos y tus brazos, de tus piernas ni hablamos, todo. Todo tú sigues pareciéndome hermoso, aunque yo me haya bebido todo lo que tu tenías para ofrecer en nuestro primer saludo, aunque no haya quedado nada de ti para después. Aunque te hayas ido.

Alas

21 Dic

Amándote le di alas a la miseria. Eso conseguí con la intensidad de mi amor, que tu miseria volara muy alto y luego cayera despiadada sobre mí.

De haberlo sabido

30 Nov

De haberlo sabido no me habría abrazado así a tu cuerpo, no habría acariciado tu espalda mientras dormía(mos), no habría besado tu nuca.

 

De haberlo sabido no te hubiera visto nunca, no me hubiera ilusionado, no me habría enamorado. Nunca si lo hubiera sabido.

 

De haberlo sabido…

De lo que me enseñaste…

28 Nov

De todo lo que tu me enseñaste yo aprendí a amar el fútbol americano, y a adorar el béisbol.

 

Lo que me llevó años y muchas heridas, fue aprender de ti que el amor no existe.

 

Sin embargo, te lo agradezco todo, me quedan los deportes para seguirlos disfrutando; tus recuerdos para no volver a caer en esos absurdos otra vez… y desde luego me queda tu ausencia, aunque aún no descubro qué debo hacer con ella.

Evolución de la nada

21 Sep

Primero fui “mi amor”

Luego fui “Camila”

Más tarde “Licenciada”

Al final… no seré nada.

Pensarías que sonríe

11 Sep

Si la vieras bien, con detenimiento, pensarías que Camila sonríe,  que casi se mueven sus labios para aparentar que las comisuras se moverán de su sitio.

¿En qué parte está? ¿En cuál de los límites de su propia conciencia se encuentra? ¿Se encuentra o más bien se pierde?…

Se pierde, yo que la conozco lo sé. Camila se pierde… vuelve a la ultima calle que caminó colgada del brazo de él, vuelve al último restaurante, con mucha frecuencia vuelve al último beso. Al último de los “Te amo Camila”, vuelve a su voz, a su calor, a su piel, a su abrazo y a su mirada. Pasa mucho tiempo allá, en la última cama, viendo el cuerpo de aquél al que ama, allá es en donde suele encontrarse (o perderse) en la última vez que ella le hizo el amor.

Y entonces, si la miras bien, pensarías que Camila está a punto de sonreír ante el recuerdo feliz.

My heart goes boum

28 Ago

Cada vez que veo esto el corazón se me sale, hiperventilo, me da taquicardia, me tiemblan las manos, me lleno de ilusión…

 

Pero hasta el momento, no has sido tú… ya sabes que si no doy el paso es porque el miedo me tiene atada por completo.

 

Quiero que seas tu, por favor. Vuelve!

 

inbox